Un joven sufrió quemaduras graves tras explotar su teléfono celular mientras dormía en su casa de la provincia de Córdoba, Argentina, afirmaron ayer lunes, medios de comunicación locales.

«Me despertaron las llamas. Fui al baño, me tiré en la ducha y se me logró apagar. Mi hermano logró apagar el fuego de la cama», dijo Catriel Gómez en una entrevista con El Doce TV.

Según relató la víctima, de 22 años y residente en la localidad cordobesa de La Falda, todo ocurrió en la mañana del pasado viernes 31 de enero de este año, cuando estaba durmiendo con el celular y cargándolo sobre su pecho.


«Había salido con unos amigos, la noche anterior. Llegué como a las 4:00 de la madrugada y me puse a cargar el teléfono. Cuando me desperté, a eso de las 8:30 am, tenía todo prendido con fuego», aclaró. Además, confirmó que el «ácido» de la batería del teléfono se derramó en el costado de las piernas.

En las redes sociales, se pudieron ver imágenes del celular destrozado y del propio joven con la axila derecha y parte del costado de  las piernas con quemaduras y ampollas.


Gómez afirmó su intención de reclamar a la empresa fabricante del teléfono, e indicó que tras lo sucedido, publicó en Facebook un mensaje con el detalle de los hechos.. Este caso se suma a otros que en los últimos años se han dado en diversas zonas del mundo.