El Salvador
Un vehículo del Instituto de Medicina Legal circula en Santo Tomás, durante una jornada sangrienta donde por lo menos seis personas fueron asesinadas. Foto FACTUM/ Salvador MELENDEZ

Protocolo establece que Víctimas de coronavirus tienen que ser enterradas en municipio de muerte. Salud se encarga del manejo de fallecidos. El Ministerio de Salud es la única institución que se puede encargar del manejo y traslado de las víctimas mortales de COVID-19, enfermedad causada por el coronavirus que durante las últimas 48 causó ya dos muertes en El Salvador, según datos del Gobierno. Francisco Alabí, recién nombrado ministro de Salud, explicó el martes, tras la primera muerte por COVID-19, que activarían el protocolo de tratamiento para fallecidos establecido por el Instituto de Medicina Legal , la dependencia de la Corte Suprema de Justicia encargada de procesar los cadáveres en El Salvador.

El 13 de marzo pasado, el IML dio a conocer el manejo que tendrían los cadáveres con coronavirus en el país, pero la publicación ya no aparece en las redes sociales del Órgano Judicial. Y el MINSAL aprobó, el 31 de marzo , nuevos lineamientos para tratar a víctimas mortales, según el acuerdo 724 en el ramo de Salud. «Los cadáveres de casos por COVID-19 constituyen un riesgo sanitario de tipo profesionalpara el personal responsable del manejo y disposición final», se lee en el documento. En los nuevos lineamientos, las autoridades sanitarias dejaron claro que está prohibido hacer necropsias, autopsias, embalsamiento y cremaciones privadas a los cuerpos infectados con coronavirus.

Para minimizar los riesgos de contagio, las familias de víctimas del virus no pueden hacer rituales fúnebres, velaciones, actos religiosos o abrir el ataúd, y al entierro solo pueden acudir máximo dos familiares. «Existe un protocolo para el manejo del cadáver. » «Es responsabilidad del personal del SNIS , dar cumplimiento a los presentes lineamientos técnicos, caso contrario se aplicarán las sanciones establecidas en la legislación administrativa respectiva», detalla el documento del Ministerio de Salud, que hasta ayer no aclaró si ya están enterradas ni dónde corresponde enterrar a las dos primeras víctimas del virus. El protocolo actual sobre el tratamiento de cadáveres con coronavirus, según el acuerdo 724 en el ramo de Salud, no es definitivo, puede tener cambios conforme avance la pandemia del virus surgió en China a finales de 2019.

Al cierre de esta nota, las autoridades contabilizaban 41 contagios en El Salvador incluidas las dos víctimas.