El director ejecutivo de Alianza, Lisandro Pohl, dio su versión de los hechos tras enfrentar la vista pública por el delito de conducción peligrosa.

De acuerdo con Pohl, el día que fue detenido por la Policía Nacional Civil (PNC) regresaba de una cena junto con su esposa y con el técnico del equipo albo.

“Desde hace más de dos años, cada viernes tenemos como costumbre salir a cenar con mi esposa y con el técnico de Alianza y es costumbre pedir una botella de vino, no pasamos de dos botellas”, aseguró Pohl.

Agregando que no se arrepiente del hecho y que, incluso, mañana volverá a salir para cenar y tomar.

«Esto es algo de lo que no me arrepiento, incluso mañana volveremos a salir con mi esposa y el técnico de Alianza porque esas reuniones de trabajo han sido productivas para el equipo”, dijo.

El requerimiento de la Fiscalía General de la República (FGR) relata que el viernes 24 de enero, a las 11:10 de la noche, agentes policiales realizaban un control vehicular sobre la carretera Panamericana, frente al Monumento al Soldado, en San Salvador. En dicho control, Pohl atendió la señal de alto y se sometió a la prueba antidoping, la cual arrojó como resultado 0.124 grados de alcohol en aliento, por lo que fue detenido.

La Fiscalía solicitó al juzgado que se le aplicará a Pohl medidas sustitutivas a la detención provisional, debido a ello la jueza ordenó la libertad del imputado el día 27 de enero, cuando se presentó la acusación.