funes bubu

Regina Cañas, conocida popularmente como Tía Bubu, confesará que cometió corrupción y devolverá dinero al Estado a cambio de la reducción de la condena en su contra.

Raúl Melara, fiscal general, dio a conocer en sus cuentas de redes sociales que la Fiscalía General de la República (FGR) llegó a un acuerdo con la exesposa de Carlos Mauricio Funes Cartagena expresidente asilado por el régimen sandinista en Nicaragua y requerido en El Salvador por al menos seis procesos judiciales, que van desde sobornos hasta lavado de dinero ocurridos en su mandato (2009-2014).

“La señora Regina Cañas se somete a un proceso abreviado. Va a ser condenada y también devolverá el dinero al Estado. Estamos haciendo que devuelvan lo robado”, publicó el fiscal.

La actriz y expresentadora de TeleCorporación Salvadoreña (TCS) es acusada de casos especiales de encubrimiento en el lavado de dinero.

También habría declarado a favor de la Fiscalía en dicha sede judicial el exentrevistador Jorge Hernández, antiguo socio de Funes y quien goza de beneficios como testigo protegido en procesos judiciales por corrupción. La simulación del préstamo. Cuando la Cámara Segunda de lo Civil ordenó, en febrero de 2016, juicio para Diego Funes Cañas por el delito de enriquecimiento ilícito, sus padres Mauricio Funes y Regina Cañas comenzaron a moverse para resolver la situación jurídica de su hijo. El plan fue simular un préstamo para justificar el dinero que la Fiscalía General le había encontrado a Funes Cañas en dos cuentas bancarias.

Para que Diego Funes saliera librado en el juicio civil, la Tía Bubu armó un plan junto con su exesposo Mauricio Funes. Ese dinero fue entregado a Diego Funes para que este pudiera justificar en el juicio civil que el dinero que le cuestionaba la Fiscalía provenía de un préstamo que su madre había hecho. «Nosotros hemos logrado demostrar que fue un préstamo simulado y que para ello se prestó el señor Luis Antonio Flores Mancía, quien mediante documento privado y acta notarial de fecha seis de febrero de 2010 se deja entrever el préstamo que le hace a la señora Regina Cañas bajo los oficios del notario Mario Alexander Quezada Peña», explicó en su momento Jorge Cortez, por entonces jefe de la FGR. Por simular ese préstamo, de acuerdo con la investigación, Luis Mancía pidió un beneficio de $9,000, pero no recibió dinero en efectivo.