Guatemala

Representantes de los pueblos indígenas mayas, xinkas y garífunas, en Guatemala exigieron al presidente Alejandro Giammattei su renuncia, en medio la crisis política que vive el país tras la fallida aprobación de los presupuestos de 2021.

Las autoridades de las naciones indígenas marcharon por un sector del centro de Ciudad de Guatemala y le advirtieron al gobierno de Giammattei que tienen la capacidad de paralizar el país.

Germán Canastuj, uno de los líderes de la manifestación, frente al Palacio Nacional de la Cultura (sede del Gobierno) dijo, en ese sentido: «Tenemos la capacidad de reunir a más de 100.000 personas y paralizar el altiplano, pero también todo el país».

Los indígenas llegaron procedentes de diversos puntos del país y pidieron a Giammattei que atendiera sus peticiones, sin respuesta por parte del Ejecutivo, lo cual fue expresado por Canastuj es los términos siguientes: «Venimos sin armas y con el estómago vacío». 

Este martes, estaban reunidas unas 200 personas en la Ciudad de Guatemala, representantes de 48 cantones (alcaldía indígena) del departamento de Totonicapán y los manifestantes exigieron la renuncia de Giammattei después de que su vicepresidente, Guillermo Castillo, le instara a que dimitieran en conjunto para «oxigenar» a Guatemala ya que el país no está «bien».

La protesta de los pueblos indígenas mayas, xinkas y garífunas, se realizó a través de «plantones» frente a la sede del Gobierno y del Congreso con pancartas en las cuales se leía: «No somos un país pobre, somos un país empobrecido» y «No se juega con las necesidades del pueblo».

Otras de las demandas de los manifestantes es «que las alcaldías municipales respeten y respalden las demandas de los pueblos» y la renuncia de todo el Congreso, lo cual trasmitieron a la clase política a través de un encuentro en la calle por unos minutos con los diputados de la agrupación política Semilla.

La protesta de los pueblos indígenas se produjo cuando el país centroamericano experimenta una profunda crisis política, luego que el presupuesto general para el año 2021 fue aprobada en forma opaca y con un gran endeudamiento para financiar al Gobierno y sus proyectos, con la anuencia de Giammettei.