El domingo, el hospital que China construyó para tratar a todos los pacientes infectados por el coronavirus que llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar alerta mundial, fue entregado y comenzará a recibir pacientes desde este tres de febrero.

En el centro médico de Huoshenshan trabajarán mil 400 médicos militares, cuyo traslado a Wuhan acaba de ser aprobado por el presidente de China, Xi Jinping, informó el Ministerio de Defensa chino, por medio de su página web.

El hospital de Huoshenshan, cuya construcción se inició el pasado 23 de enero, recibirá principalmente a pacientes con diagnóstico confirmado. Tendrá una unidad de cuidados intensivos, una unidad médica general, así como unidades para el control de infecciones y diagnóstico, entre otras.

Cuenta con una superficie de 25 mil metros cuadrados y capacidad para recibir mil pacientes a la vez, y así evitar el contagio en otros centros médicos del país.

Otro hospital, el de Leishenshan, también construido contrarreloj en medio del coronavirus, en China, tiene capacidad para mil 600 camas y entrará en funcionamiento el próximo jueves.