man

Acostumbraba a pasar sus vacaciones de fin de año en la casa de su abuela en San Vicente, pero en diciembre del año 2012 su tío Carlos N. de 39 años, quien se había ganado su confianza por jugar con ella, la violó sexualmente.

En el juicio, la Fiscal de la Unidad de Atención Especializada para la Mujer, Niñez y Adolescencia, demostró con prueba científica que el abuso en perjuicio de la menor de 12 años dejó como resultado que la víctima quedara embarazada y diera a luz un bebé.

El estado de embarazo de la menor permitió que la violación se conociera por sus familiares quienes interpusieron la denuncia.

La prueba testimonial de la víctima estableció que la menor le hizo saber a su tío en el mes de abril del año 2013 que estaba en cinta, a lo cual el imputado rechazó su paternidad, pues le aseguró que era estéril y que por lo tanto ese niño no era de él.

Por su parte la representación fiscal ordenó que se realizada un examen de ADN entre el incriminado y el bebé demostrando lo contrario, ya que se la prueba resultó positiva en un 99.99% de probabilidad que él es el padre del niño.

Otras pruebas documentales, testimoniales y periciales establecieron la responsabilidad del imputado quien al final del juicio recibió una pena de cárcel de 20 años por el delito de Violación en Menor e Incapaz.