Un estudio realizado recientemente por científicos de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, determinaron que los hombres que tienen esposas controladoras poseen buenas condiciones de salud.

Por lo general, los hombres se quejan que las mujeres del hogar, amargamente, no los dejan tranquilos, más aún, si está en planes de salir a divertirse un rato con los amigos.

Con esta investigación, se realizó un monitoreo por cinco años a 1,200 hombres casados y pusieron especial énfasis en que manifestaron que su mujer “los volvía locos” con tantas reglas.

Al hacer sus comparativos, se dieron cuenta que aquellos que tuvieron mujeres controladoras garantizaban mejor salud.

Y es que, una mujer controladora, regañona, que pone reglas, también cuida a su familia y evita que caigan en malos hábitos. Es de esas que obliga a comer sano e ir al gimnasio, incluso pone límites cuando el marido quiere ir cada ocho días a beber con los amigos.

Esas “exageraciones”, resalta el estudio, son las que hacen que este grupo sea menos propenso a enfermedades cardíacas, diabetes y otros padecimientos.