Tras acudir a un salón de belleza con la finalidad de adquirir un par de extensiones para sus pestañas, una joven terminó con sus párpados pegados.

Luego de terminarse el pegamento para pestañas, la empleada del establecimiento tomó la terrible decisión de utilizar el adhesivo para uñas postizas.

La víctima de esta terrible negligencia expuso el su caso a través de sus redes sociales donde expresó su fatídica experiencia.

Mientras aún estaba en el salón de belleza, la afectada le dijo a la empleada que sentía dolor en los párpados y veía manchas blancas, sin embargo, la empleada no le prestó atención.

«Chicas deben ser muy cuidadosas con lo que se hagan en las pestañas. Me hice las mías en un lugar nuevo y usaron pegamento de uñas en mis pestañas. Perdí la vista durante 2 horas. La hinchazón ha bajado, pero todavía hay dolor. Tengan mucho cuidado», sentenció en su perfil en redes sociales.