El Presidente de la República, Nayib Bukele, insiste en que los diputados de la Asamblea Legislativa deben presentarse este próximo domingo a sesión extraordinaria para legislar sobre la aprobación de un préstamo para el financiamiento de la Fase III del Plan Control Territorial. El mandatario advirtió que si no se presentan el pueblo podría hacer uso de la insurrección.

«El artículo 167, numeral 7 de nuestra Constitución es claro y no autoriza a los diputados a agregarle o quitarle palabras. Están obligados constitucionalmente a asistir a la sesión extraordinaria. Si alguien rompe el orden constitucional, el pueblo tiene el artículo 87», recalcó este día el mandatario, en una primera advertencia.

Ayer por la tarde, el mandatario informó que el concejo de ministros acordó convocar a los diputados para la tarde del próximo domingo, para legislar sobre la suscripción de un préstamo por $109 millones destinados a la modernización de la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Fuerza Armada

Tras la convocatoria, los diputados han reaccionado en contra del anuncio de Bukele, argumentan que el país no está en situación de catástrofe y que convocar al pleno es competencia únicamente del presidente de ese Órgano.

En este sentido el mandatario reiteró que los parlamentario no se presentan el domingo, romperán el orden constitucional y facultarán al pueblo de una posible insurrección, es decir que puedan ser inhabilitados de su cargo.

«El orden constitucional aún no ha sido roto, la convocatoria está vigente y la plenaria debe realizarse el domingo a las 3pm. Si los diputados no asisten, estarían rompiendo el orden constitucional y el pueblo tendrá la facultad de aplicar el artículo 87 de la Constitución», volvió a advertir Bukele.

«Se reconoce el derecho del pueblo a la insurrección, para el solo objeto de restablecer el orden constitucional alterado por la transgresión de las normas relativas a la forma de gobierno o al sistema político establecidos, o por graves violaciones a los derechos consagrados en esta Constitución», dice el atículo 87 de la Constitución de la República.

Bukele ha cuestionado fuertemente que los diputados hayan aprobado para el 15 de febrero una interpelación contra Ana Orellana y Frederick Benítez, titulares del Ministerio de Salud y ANDA respectivamente, y que no aprueben el financiamiento para la tercera fase del plan de seguridad.

Arena dijo que no dará sus votos para aprobar el préstamo, argumenta que los ministro de Hacienda y Seguridad no han explicado a profundidad el destino de los fondos. Durante la plenaria del pasado 30 de enero (2020), el jefe de fracción del partido de derecha, Carlos Reyes, solicitó que el dictamen regresara a la comisión para seguir siendo analizado. La petición de Reyes fue aprobada con 45 votos de diputados de las diferentes fracciones.

El Ministerio de Hacienda entregó la petición el pasado mes de noviembre. De este nuevo préstamo, $25.9 millones serían para infraestructura; $46.9 millones para movilidad estratégica, que incluye la compra de dos helicópteros; $2.6 millones para mobiliarios del Hospital Militar.

Además, $17.4 millones serían para comprar equipo táctico para la PNC y la FAES; $12.9 millones para unidades médicas de agentes de seguridad; $3.3 millones para administración y superación de préstamo.