Hay ocasiones en las que nos sorprende muchísimo hasta qué punto son capaces los seres humanos de llegar solo para poder conseguir ganar algo de dinero, visitas o incluso para complacer a clientes potenciales. Es bastante sorprendente cómo los valores y remordimientos de las personas desaparecen cuando por medio hay dinero o está la obligación de complacer a otros seres humanos.

Varias veces hemos hablado de que estamos en contra de la gran mayoría de los zoológicos, puesto que al fin y al cabo son lugares en los cuales obligan a animales salvajes a quedarse encerrados entre cuatro paredes.

Bien es cierto que dentro de estos lugares, hay zoológicos mejores y zoológicos peores. Me explico, hay muchos zoológicos que dentro de tener en cautiverio a animales salvajes, si se toman en serio el cuidar de ellos y hacer que las especies sobrevivan y no acaben extintas, además de tenerlos en las mejores condiciones posibles. Pero también es cierto que hay otros zoológicos que mejor que no hubieran existido en la vida.

Por si no lo sabían, el objetivo principal por el que se creó estos lugares es para que la gente pudiera disfrutar de cerca de animales que raramente podían ver por las calles de sus ciudades o de sus pueblos. Por esta razón en particular es por lo que estamos en contra de estos lugares, a pesar de que hay muchos que ayudan a sobrevivir a distintas especies de animales pero realmente si a estas especies se les tiene que ayudar a sobrevivir es porque el ser humano está acabando con los ejemplares salvajes.

Esta vez queremos hablar con todos nuestros lectores del zoológico que ha sido catalogado más de una vez por ser el «peor zoológico del planeta» y a pesar de esta calificación, todavía actualmente sigue abierto y recibe decenas de visitantes. Pero esto no es lo peor si no que los encargados de este lugar han sido acusados durante mucho tiempo de tratar a los animales con mucha crueldad y de hacerles cosas atroces. 

La última noticia que este lugar ha recibido fue hecha por una asociación norteamericana llamada Four Paws. En esta denuncia se muestra un vídeo acusando al zoológico de Rafah, ubicado en la franja de Gaza (Palestina), de tener en condiciones penosas a los 40 animales que sobreviven como pueden en este lugar.

Además de lanzar la noticia tanto jurídicamente como en las redes sociales, esta organización también está pidiendo toda la ayuda posible para que se intervenga urgentemente y se salven a los animales que se encuentran allí.

Este lugar es tan espantoso que según documentaron los medios de comunicación «Times of Israel» y «Daily Mail», los encargados del zoológico decidieron amputar las garras de una leona de tan solo 14 meses para que aquellas personas que visitaran el lugar pudieran tener la ocasión de jugar con ella.

Pero aquí no acaba la cosa. Si ya de por si amputar las garras de un león es igual que amputar desde los dedos hasta las articulaciones de una persona, hacerlo en unas condiciones inapropiadas supone un gran riesgo para la salud de la leona y es que este acto quirúrgico se realizó en la propia jaula de la la leona, pues en este zoológico no existe unas instalaciones veterinarias adecuadas.

Todo esto sumado al hecho de que el procedimiento fue grabado y subido a las redes sociales, y distintos medios de comunicación, han hecho que la gente se haya indignado y cabreado con este lugar ¡Y no es para menos!

A nosotros nos parece una acción atroz, cruel y repugnante. Además de que no nos cabe en la cabeza cómo un veterinario, que se supone que ha estudiado esta carrera porque ama y respeta a los animales, es capaz de hacer algo como esto solo por ganar una suma de dinero ¡Esto no debería ser legal!

La protagonista de esta operación se llama Palestina y el pobre animal después de tres días de recuperación, es utilizada para que los niños jueguen con ella.